Durante los días 15 al 18 de mayo, los sacerdotes de la diócesis participaron de las jornadas del clero, que se realizaron en el Hotel Luz y Fuerza de Villa Giardino. Estas jornadas se realizan todos los años, y son una ocasión propicia para encontrarse, compartir tareas y experiencias, y para reflexionar acerca de su misión de llevar la Buena Noticia y de pastorear al pueblo de Dios.

El tema de estas jornadas fue “el carácter misionero de la pastoral ordinaria”, que se comenzó a trabajar en las reuniones de decanato previas y que se compartió de diversos modos durante estos días. El día lunes 15, los sacerdotes tuvieron una tarde de retiro a cargo del Pbro. Juan Carlos Juarez sj, responsable de la formación de los novicios jesuitas en la ciudad de Córdoba. Los invitó a reflexionar con el texto de Lc 11,5-8, acerca de las situaciones en la vida del sacerdote que son inoportunas, y de cómo es necesario aprender a elaborar estas dificultades que siempre se presentarán en el ministerio.

El día martes 16 comenzó con un trabajo por edades (divididos en Clero joven, medio y mayor) por el que los sacerdotes fueron capaces de ver cómo viven la misión personalmente y también las comunidades parroquiales que pastorean. Por la tarde Mons. Vicente Bokalic Iglic, obispo de Santiago del Estero, los invitó a reconocer la necesidad de una conversión pastoral en clave misionera en las parroquias, con el fin de acercar el Evangelio a todos los ambientes.

El día miércoles 17 Mons. Bokalic continuó su alocución perfilando los aspectos que ha de tener una parroquia misionera, a partir de la inculturación, del compromiso real y concreto con la realidad de los más desfavorecidos, y del trabajo conjunto con otros agentes de la sociedad.

El mismo día por la tarde los sacerdotes tuvieron tiempo para hacer un paseo, recorriendo distintas localidades cercanas.

El día jueves 18 concluyeron las jornadas sacando conclusiones y estableciendo propuestas para el trabajo por decanato y en los encuentros del clero bimestrales.

Las jornadas del clero son la ocasión para que los sacerdotes puedan compartir su actividad y aprender del testimonio de sus hermanos. Por eso, damos gracias a Dios por estos días en los que crece la fraternidad y la comunión de los ministros.