SALUDO DE NAVIDAD

“Jesús no se ha limitado a encarnarse o a dedicarnos un poco de tiempo, sino que ha venido para compartir nuestra vida, para acoger nuestros deseos. Porque ha querido, y sigue queriendo, vivir aquí, junto a nosotros y por nosotros. Se interesa por nuestro mundo, que en Navidad se ha convertido en su mundo. El pesebre nos recuerda esto: Dios, por su gran misericordia, ha descendido hasta nosotros para quedarse con nosotros” (Papa Francisco).

 

El Obispo de Villa María les desea una Santa y Feliz Navidad y Bendiciones de Dios para el nuevo año que comienza.

 

+ Samuel Jofré Giraudo

“Jesús entra en nuestra casa para quedarse”
1. Faltan pocos días para celebrar la Navidad. Haremos memoria y fiesta por la noticia más bella, alegre y verdadera de todos los tiempos, que sigue iluminando al mundo: «Nos ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor» (Lc 2,11). Cuando nos reunamos como familia delante del pesebre, contem-plemos el misterio de la humildad de Dios que viene a salvarnos. Esta fiesta de la fe, vivida en familia, nos invita a fortalecer nuestros vínculos. ¡Dejémonos conmover por este Dios manso, que entra en nuestra casa para quedarse!
2. Tenemos motivos para dar gracias a Dios por los dones espirituales con los que quiso alentar nues-tro camino como Iglesia en la Argentina. El Jubileo del Año Santo nos ha unido más a la persona del Papa Francisco, incansable apóstol de la misericordia divina. Estamos convencidos de que sus enseñan-zas nos comprometen a bajar a las manos nuestra fe, para que se traduzcan en gestos de caridad ante toda miseria humana: «Han pasado más de dos mil años y, sin embargo, las obras de misericordia si-guen haciendo visible la bondad de Dios» (Misericordia et misera,18). Volver a confesar a un Dios compa-sivo y misericordioso nos ha acercado al origen amoroso de nuestra existencia.
3. El Niño Dios de nuestros pesebres revela el rostro de la misericordia y, al hacerse como uno de tantos (cf. Flp 2,7), nos ayuda a confiar en el perdón generoso del Padre Dios y nos invita a perdonar de corazón a nuestros hermanos. En este desborde de gracias, la Iglesia confirmó la santidad de dos hijos de nuestra tierra: San José Gabriel del Rosario Brochero y la Beata María Antonia de San José. Ambos fueron entusiastas evangelizadores, solícitos con los enfermos, los pobres y los presos. ¡Qué bueno sería que sus imágenes estuvieran junto a la Virgen María y a San José en el pesebre! En ellos también se manifestó el amor de Dios por su pueblo peregrino en la Argentina.
4. Nada es fácil en la Argentina de ayer y de hoy, sobre todo para los que dependen de uno o dos sueldos, y ni pensar si la familia con varios hijos está al margen del sistema laboral y previsional. Ahí nuestra nación muestra su peor rostro, porque cuesta creer que en la tierra bendita del pan, a uno de cada tres argentinos le falte comida, trabajo, salud, educación e igualdad de posibilidades para progresar. Las estadísticas visibilizan el número de los pobres, pero nunca alcanzarán a reflejar el dolor, la angustia e indignación de los padres que no pueden sostener a sus familias. La emergencia social, declarada hace unos días por el Estado Nacional, nos excusa de dar más ejemplos y comprueba esta cruda y cruel realidad que hoy padecen muchos compatriotas.
5. Hacemos un llamado apremiante a los que tienen algún grado de decisión en la economía argenti-na, para que inviertan en fuentes de trabajos dignos y bien remunerados. Los cálculos mezquinos, la especulación financiera y la subordinación del bien común a intereses electorales, no responden a las expectativas y hacen mucho daño al país. Como pueblo necesitamos sentarnos a la mesa, disponernos para el diálogo responsable y permanente, y así fortalecer nuestra aún frágil convivencia ciudadana. Que nadie se sienta excluido de esta invitación, porque la hora de la patria reclama de todos gestos de gran-deza.
6. Ante la mirada del Niño Dios desde el pesebre, que siendo rico en misericordia compartió nuestra miseria, nos sentimos llamados a ser una Iglesia más humilde, necesitada de purificación por los peca-dos de todos nosotros. El Hijo de Dios, recién nacido, nos recuerda que somos hermanos para que no perdamos la esperanza de un renovado encuentro fraterno entre los argentinos.
7. Entonces sí podremos desear: ¡Feliz Navidad para todos!
175º Reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina Buenos Aires, 13 y 14 de diciembre de 2016