El día 5 de mayo, por decreto Prot. N. oo76/17, Mons. Samuel Jofré ha concedido a los Sres. Curas Párrocos y Administradores Parroquiales la facultad para administrar el Sacramento de la Confirmación a los fieles de sus respectivas comunidades, con ocasión de la próxima solemnidad de Pentecostés.

De este modo, nuestro Obispo concede que, al celebrar la solemnidad de Pentecostés, en la que pedimos la efusión del Espíritu Santo para nuestras comunidades, como sucedió a los Apóstoles en aquel día (Hch 2,1-11), los pastores puedan dar a los fieles el sacramento que “los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender su fe con sus palabras y sus obras” (Catecismo de la Iglesia Católica n° 1285).

Con este decreto, nuestro Obispo aplica el c. 884, 1 del Código de Derecho Canónico: “El Obispo diocesano debe administrar por sí mismo la confirmación, o cuidar de que la administre otro Obispo; pero si la necesidad lo requiere, puede conceder facultad a uno o a varios presbíteros determinados, para que administren este sacramento.”

Pidamos al Señor que en la solemnidad de Pentecostés que ya se acerca (el próximo 4 de junio) el Espíritu se derrame abundantemente sobre nuestras comunidades, y particularmente sobre quienes serán confirmados.